domingo, 5 de octubre de 2008

Es el momento de llevar la poesia a la calle. Aqui esta pasando algo. La guerrilla esta en las plazas y las aceras. Hay que reinventar. Enriquecer nuestras miradas con otras miradas. Depurarla. Palpar cada sonido, cada imagen, cada palabra. Que huelan, crujan y giman. Sentir lo que se mueve y cambia. Que nos duela dentro.
Porque la metafora es lo real y la realidad una metafora oculta tras las cosas. Porque la poesia une, erosiona, corroe y convence. Quiero hacer poesia de lo cotidiano. Invocarla para que nos libere. Para que se agrieten las penas y se abran las alegrias. Traspasar las barreras y los miedos. Estremecernos. Amar nuestra extrañeza, su sinsentido. Devolvernos a lo humano. Regresarnos. Parirnos a nosotros. Que nos haga gozar el ritmo, la vibracion electrica del pensamiento.
Leer de nuevo lo que no leimos; lo que nos gusta, lo que nos colma. Crear el mundo otra vez. Mirar detras de las cosas para cambiarlas. Hacer la utopia posible. Decidir lo que nos pasa y lo que nos gustaria que nos pasase. Renovar la vida.